Our Blog

LA MENTALIDAD DE MISERIA

La pobreza es una realidad, la miseria es una actitud, es una forma de pensar. La pobreza depende de las circunstancias, la miseria depende de nosotros. La pobreza se arregla con plata, la miseria se arregla cambiando la forma de pensar. He visto pobres hacerse ricos y he visto ricos viviendo en la miseria. La pobreza pasa por lo que tenes o dejas de tener, pero se puede ser miserable con plata en el bolsillo y una cuenta en el banco. La mentalidad de miseria es una herencia que proviene mayormente de aquellos que vivieron momentos de necesidad, hambre o escases. Muchos de nuestros antepasados inmigrantes que vivieron las guerras, la adversidad y la incertidumbre de no saber si al otro día podían tener pan en la mesa. Vivieron la pobreza y actuaron de acuerdo a lo que estaban viviendo. Al emigrar a otros países cambiaron las condiciones, hubo un mayor bienestar y para muchos cambio el escenario pero no cambio la forma de pensar. La miseria está asociada al miedo, “guardo por si mañana no hay”, “no gastes por si mañana no alcanza”, “no tires nada que para algo va a servir”,” no gastemos a ver si todavía mañana pasa algo y…….”. La heladera de los miserables amontona sobras de comida; “por las dudas”. Los tiempos cambian pero la mentalidad de miseria se puede perpetuar en aquellos que no pueden creer en un mañana mejor, que no pueden dejar de temer, temer a la desgracia a la vuelta de cada esquina, temer a las circunstancias, temer aun a la traición de los que los rodean. Los padres de la miseria son el sufrimiento y el temor, y la hija de la miseria tiene el mismo nombre; miseria.
Cuantos de nosotros comimos en platos de plástico todos de distintos colores y formas mientras los platos de porcelana de la abuela nos miraban intocables desde el aparador. ” Cuidado con los platos de la abuela, no toques los platos de la abuela”. Lo cierto es que nunca comimos en los platos de la abuela, ni la abuela, ni nadie. “Por las dudas, a ver si se rompían”. Muchas mentes miserables hacen un país miserable, el país del atado con alambre; “total, para que vas a gastar si así funciona”

Por Sergio Marquet

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *